Català | Français
Recibir el boletín | Preguntas frecuentes | Lechuga fisgona
Somos noticia | Enlaces | Huertos y blogs


La estrella de la nutrición
El guisante

Un poco de historia | Propiedades nutricionales | Un poco de botánica
Variedades| Cómo cultivar | Asociaciones | Enfermedades y problemas

 

Un poco de historia
Es una de las hortalizas más antiguas de la cultura europea. Se han encontrado guisantes en excavaciones arqueológicas de 9000 años de antigüedad. Los antiguos griegos y romanos los cultivaban y consumían habitualmente.

Los antiguos griegos cultivaban el guisante

Propiedades nutricionales
El guisante es rico en proteínas, tiene un contenido interesante en vitamina A, C y sales minerales, potasio, hierro, cinc y luteina y ácido fólico. Es el alimento más rico en vitamina B1 y tiene un 5% de fibra.

Los nutrientes del guisante son buenos para el corazón, reducen el colesterol en la sangre, controlan los niveles de azúcar y son ricos en antioxidantes.

Se pueden consumir tiernos o secos. Actualmente es más habitual el consumo en fresco, a menudo congelado. Se suelen cocer por ebullición pero para conservar todas las vitaminas es preferible el consumo crudo o escaldado.

Un poco de botánica
El nombre científico es Pisum sativum. Pertenece a la familia de las leguminosas, igual que el haba o la judía. Las leguminosas tienen la particularidad de asociarse a la bacteria Rhizobium, la cual obtiene nitrógeno de la atmósfera que la planta aprovecha. Esta asociación es una simbiosis que se localiza en las raíces de la planta formando unos pequeños nódulos muy característicos y fáciles de observar.

Es una planta anual. Las hojas son compuestas, o sea divididas en hojas más pequeñas o foliolos. Algunas variedades tienen un crecimiento indeterminado, esto significa que se comportan como plantas trepadoras y pueden llegar hasta 3 metros de altura. Otras variedades tienen un crecimiento determinado y forman matas de 60 a 90 cm.

Como en todas las leguminosas, el fruto del guisante es una vaina en el interior de la cual se encuentra la semilla. Se suele consumir la semilla tierna aunque también se puede cosechar seca.

Al guisante no le gusta las altas temperaturas del verano ni tampoco las heladas muy intensas en invierno.

Los zarcillos son hojas transformadas para permitir el enrame

Variedades
Las variedades de guisante se clasifican según el crecimiento de la planta en:

Variedades enanas: el tallo no sobrepasa los 90 cm de longitud.

Variedades de crecimiento indeterminado: el tallo sobrepasa el metro y en algunos casos puede llegar a 2-3 m.

También hay variedades precoces, que necesitan menos días entre la siembra y la fructificación y otras más tardías, que inician la fructificación más tarde.

Las variedades enanas se adaptan mejor al cultivo en el Horturbá

Cómo cultivar
Se cultiva a partir de la semilla aunque también se puede realizar plantel. Para acelerar la germinación es útil dejar la semilla en remojo unas horas.

La época de siembra está entre el otoño y la primavera. En zonas con heladas intensas debe evitarse el cultivo durante el invierno o plantar alguna de las variedades muy resistentes al frío. En general son buenas épocas para la siembra el setiembre-octubre y el febrero-marzo.

Desde la siembra hasta el principio de la cosecha pueden transcurrir unos 60 días. Este dato dependerá de la variedad y de la climatología.

Debemos poner una caña o un palo que haga de tutor. No suele ser necesario atar la planta al tutor pues dispone de zarcillos.

Al guisante no le gustan las temperaturas elevadas del verano

Asociaciones de cultivo
Se asocia bien con la zanahoria, el rábano, la col y la lechuga.

Se debe evitar que coincidan con verduras de la misma familia coma el haba y la judía. Tampoco es recomendable que coincida con el ajo o la cebolla.

El guisante se asocia bien con la zanahoria

Enfermedades y problemas
Mosca blanca

Pulgón

Trips

El pulgón es uno de los problemas habituales en el guisante