Català | Français
Recibir el boletín | Preguntas frecuentes | Lechuga fisgona
Somos noticia | Enlaces | Huertos y blogs


Para cuidar la piel en nuestro huerto.
La Caléndula

Un poco de historia | Propiedades nutricionales | Un poco de botánica
Variedades| Cómo cultivar | Asociaciones | Enfermedades y problemas

 

Un poco de historia
La caléndula es originaria de Oriente Medio, pero ya se cultivaba en Europa en el siglo xii. Muy apreciada desde la antigüedad por sus propiedades medicinales, actualmente se utiliza mucho en jardinería por su floración vistosa y persistente.

Es originaria del Oriente Medio

Propiedades nutricionales
Se utiliza en cremas y ungüentos destinados al cuidado de la piel y al tratamiento de muchos tipos de afecciones cutáneas: heridas, picaduras, quemaduras de sol, verrugas, etc.

En la cocina se pueden utilizar los pétalos frescos para dar color y variedad a las ensaladas o guisos.

Un buen remedio para cuidar la piel

Un poco de botánica
La caléndula es una planta herbácea algo leñosa en la base que se suele cultivar como anual. Las hojas tienen la punta redondeada, pueden llegar a alcanzar más de 10 cm de longitud, e inicialmente forman una roseta de la que salen los brotes florales. Florece desde la primavera hasta bien entrado el otoño. Las flores son compuestas, de color amarillo anaranjado, si bien se pueden encontrar variedades con diferentes colores de flor.

La floración de la caléndula dura casi todo el año

Variedades
En el mercado se encuentran muchas variedades seleccionadas por sus propiedades ornamentales, especialmente por el color, tamaño y abundancia de la floración. Hay caléndulas con colores que varían desde el amarillo claro hasta el naranja vivo.

Podemos encontrar flores de diferentes colores

Cómo cultivar
A pesar de su rusticidad, agradece un medio de cultivo bien abonado y un riego constante. Se puede sembrar a finales de invierno, en un pequeño invernadero protegido del frío para acelerar la germinación, y trasplantar al recipiente definitivo a principios de primavera. En pocas semanas empieza a florecer, y no dejará de adornar con sus flores nuestro balcón hasta la llegada del invierno.

En otoño se puede optar por conservar la planta para el año siguiente. A finales de invierno se puede podar y trasplantar a un nuevo tiesto, pero es preferible volver a hacer la siembra y reiniciar el cultivo, ya que las plantas jóvenes son más vigorosas y tienen un porte más bonito que las viejas. Las flores se recolectan cuando están abiertas.

Es un planta fácil de culivar en macetas

Asociaciones de cultivo
Como es una planta anual y de porte pequeño se puede combinar con hortalizas como tomates, berenjenas o cebollas. Se considera una planta interesante para combinar con otros cultivos ya que promueve la presencia de depredadores de plagas como el pulgón.

Es una buena compañera de la tomatera

Enfermedades y problemas
Durante el cultivo puede haber problemas de pulgones o orugas, que se alimentan de las hojas, pero las plagas no suelen causar daños importantes.